La Asociación Derecho y Discapacidad denuncia que varias Webs de uso público no están adaptadas a personas con discapacidad

Las páginas de internet de entidades pertenecientes al sector público deben ser accesibles para las personas con discapacidad, en el grado que exige la legislación vigente. Pocas son las Webs de uso público en Cantabria que cumplen con la normativa y son accesibles para cualquier usuario. El resto de portales presentan “graves carencias” en lo que accesibilidad se refiere. Entendiéndose por accesibilidad a la capacidad de acceso a la web y a sus contenidos por todas las personas. Internet es una herramienta global de consulta en tiempo real, un marco para la difusión, intercambio y socialización de conocimientos. Pero para aquellas personas con algún tipo de discapacidad, que podrían aprovechar al máximo los potenciales de Internet, en cambio, en muchas ocasiones, se convierte en un calvario, una barrera más. La accesibilidad web tiene como objetivo lograr que las páginas web sean utilizables por el máximo número de personas, independientemente de sus conocimientos o capacidades personales e independientemente de las características técnicas del equipo utilizado para acceder a la Web. Desde la Asociación Derecho y Discapacidad se pretende hacer reflexionar, difundir y formar en el concepto de accesibilidad Web. Para ello inicia una campaña de asesoría a las webs para que adapten sus portales a la accesibilidad. El motivo no es otro que al valorar algunas páginas de uso público, éstas suspenden en descripción de imágenes y uso de textos alternativos, entre otras muchas cosas. Desde la Asociación exigen al algunos Ayuntamientos y Organismos Institucionales que, cuanto antes, adapten sus páginas a la accesibilidad y tomen conciencia de la utilidad que supone para determinados grupos de personas el acceso a los servicios que ofrecen. Explican que la falta de accesibilidad dificulta la aproximación de este colectivo a la información e integración en la Sociedad. Además, consideran que las páginas que puedan incluirse dentro de la categoría “servicio público”, deben pasar por un filtro, de forma obligatoria para alcanzar un nivel de accesibilidad lo más óptimo posible. Recuerdan también que la (-Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico. -Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos. -Ley 48/2007, de 26 de diciembre, de infracciones y sanciones en materia de igualdad, no discriminación y accesibilidad de las personas con discapacidad) les exige que cumplan con unos niveles mínimos de accesibilidad y con unos plazos cuyo límite sería el 31 de diciembre de 2012. Plazos que deben cumplir para conseguir la accesibilidad universal y no ser sancionadas.

Por su parte, la Asociación quiere hacer una serie de recomendaciones a los responsables de estos portales de acceso público que abandonan la aplicación de alternativas textuales a las imágenes, el desarrollo accesible de formularios y la correcta utilización de las tablas de datos. Algunas de las medidas que se pueden adoptar para cumplir con los niveles de accesibilidad son:

Garantizar un gran contraste de colores, tipos de letra y estilos apropiados a personas con dificultades visuales, así como evitar parpadeos.
Asegurar que toda la información transmitida a través de colores, esté también sin color y garantizar que personas con ceguera, que utilizan dispositivos de voz tengan acceso al contenido web. Además se deben proporcionar textos alternativos en imágenes o en todos aquellos elementos no textuales. Organizar el documento para que también pueda ser leído sin la utilización de hojas de estilo. Incluir la opción de desactivar animaciones.

Cuando una página web es accesible aumenta el número de potenciales visitantes ya que reduce las barreras que dificultan su acceso. Los organismos públicos están obligados por ley a adaptar sus páginas Web a la accesibilidad pero en muchas ocasiones no lo hacen porque creen que requerirá una gran inversión o porque el público al que va dirigido es minoritario. Pues bien, ni supone una gran inversión ni el público al que va dirigido es reducido. Además de aumentar el número de potenciales visitantes, disminuye los costes de desarrollo y mantenimiento y reduce el tiempo de carga de las páginas web. La Asociación Derecho y Discapacidad se ofrece a dar algunas “pautas clave” para hacer este proceso más sencillo a los encargados de estos portales Web que no cumplen con la normativa mínima exigida y ofrece, a través de la campaña de asesoramiento que inician, formar a los responsables de las mismas para potenciar el acceso de estos portales.

Descargar documento

Si desea hacernos un comentario puede mandarnos un correo a: info@derechoydiscapacidad.org

Volver